Bolsas de plástico tristes porque nadie las quiere ya.




(c) Nikita Rodriguez (2020) — Madrid